Indios llega a 20 triunfos en fila

Los Indios de Cleveland comparten ahora un récord con un equipo inmortalizado por Hollywood. Quizás ha llegado la hora de producir la secuela de la película “Moneyball”.

Siguiendo su libreto habitual, los Indios anotaron primero, gracias a su astro boricua Francisco Lindor. Jugaron bien a la defensiva y contaron con un pitcheo dominante, para imponerse ayer 2-0 a los Tigres de Detroit y llegar a 20 victorias en fila, las cuales empataron la marca establecida en 2002 por los Atléticos de Oakland.

La racha de Cleveland, que comenzó el 24 de agosto en Boston, ha igualado la segunda más larga dentro de las mayores en los últimos 82 años.

Y los Indios no parecen dispuestos a parar. Corey Kluber (164) reforzó sus argumentos para llevarse el trofeo Cy Young, al lanzar pelota de cuatro hits. Cleveland se unió a los Atléticos de 2002, a los Cachorros de Chicago de 1935 (21) y a los Gigantes de Nueva York de 1916 (26), como los únicos equipos de la historia con al menos 20 triunfos al hilo.

Lindor disparó un jonrón en la apertura del primer inning ante Matthew Boyd (5-10), y los 24.654 espectadores se pusieron de pie para ovacionar a Kluber cuando subió al montículo para lanzar el noveno episodio.

El intermedista dominicano José Ramírez detuvo una pelota de manera sensacional, con una zambullida en el jardín derecho, para poner out a Ian Kinsler, lo que representó el segundo out.

Y luego de permitir un doblete de Alex Presley, Kluber aseguró el vigésimo triunfo seguido de Cleveland, que además ha propinado siete blanqueadas durante esta racha. Ese último out llegó por medio de un roletazo del venezolano Miguel Cabrera a la antesala. Estalló la pirotecnia en el parque, y los Indios formaron una fila para festejar otra victoria.

LA RACHA ‘IMPERFECTA’

La legendaria racha montada hace 101 años por los Gigantes incluye un empate, en medio de seguidillas de 12 y 14 triunfos.

Pero el Elias sports Bureau, custodio oficial de las estadísticas para las Grandes Ligas, ha considerado siempre que la proeza de los Gigantes constituye el récord, pues en aquel entonces, los juegos empatados se realizaban de nuevo desde el comienzo.

Con los Indios aproximándose a la marca, se han generado preguntas sobre por qué se considera que ésta pertenece a los Gigantes. La explicación es simple y complicada, como todo en el beisbol.

“Un empate nunca fue un resultado aceptable en un juego de beisbol”, explicó Steve Hirdt, vicepresidente ejecutivo del Elias Sports Bureau. “Si ocurrió uno porque cayó la noche, porque llovió o por otra circunstancia, el juego se realiza otra vez”.

Hirdt explicó que, a diferencia de lo que ocurre en el futbol, el futbol americano o el hockey, el beisbol no tiene tan claramente delimitada la diferencia entre una racha de triunfos o una racha invicta, ante la falta de empates. “Se repite un juego hasta que se obtiene un resultado legítimo de victoria o derrota”, añadió.

Tal vez por la confusión sobre el empate, la seguidilla de 26 victorias de Nueva York ha estado ausente de las listas de récords en algunos sitios de internet.

La omisión puede obedecer a que algunas bases de datos sólo reconocen triunfos y derrotas.

Al hacer los cálculos de aquella campaña de los Gigantes, la racha se interrumpe.

Pero los fanáticos más avezados siguen considerando que ése es el récord a batir.

“La racha de 26 juegos ganados de los Gigantes ha existido desde el comienzo de los tiempos”, recalcó Hirdt. “No sé por qué ciertas personas hablan ahora de 21… Un empate no rompe una racha de triunfos o derrotas porque el juego siempre se repite, a menos que la campaña concluya antes”.

Cleveland puede igualar la racha de 21 triunfos de los Cachorros hoy por la tarde. Y los Indios parecen tener al alcance aquella marca “imperfecta” de los Gigantes del 16.

Más información en https://www.elsiglodetorreon.com.mx

Source: postsDeportes